La recidiva

Gabriel Cortiñas, Premio Casa de las Américas, es uno de los poetas más intensamente revolucionarios de la Iberoamérica actual.

La recidiva:

forma de enfrentarse

en fases múltiples.

Un verbo. Porvenir.

La recidiva: ni siquiera un idioma. Se aprende según se lee.

En secreto.

Es a la intemperie. No sólo de la tradición.

Una posición. Desplazamiento.

También es a pesar. Es decir, reaparición y revuelta. Memoria.

Tumor. Del yo al mundo.

Lo toma todo. Se extiende.

También sobre el papel.

Se abisma. Desparrama. Todo lo posible.

La recidiva: nuevo libro de Gabriel Cortiñas.

_____

Tenemos el gusto de publicar el nuevo libro de poemas de Gabriel Cortiñas, autor argentino que en 2013, con apenas 30 años, obtuvo con su poemario Pujato, el prestigioso premio Casa de las Américas.

Según Cortiñas, «el poema es donde se actualiza el conflicto, es la forma viva de una tensión», y en La recidiva la violencia de un verso contra el otro genera una diámica, y así el ritmo va deformando la semántica.

En palabras del propio autor, «el poema es una intervención de la realidad y no su representación».

 

«La palabra recidiva se aplica a cualquier enfermedad que se cree superada o, de hecho, se supera y vuelve. Aunque cueste asumir esta segunda posibilidad si es que, justamente, reaparece. En la actualidad está semánticamente muy vinculada al ámbito oncológico. Sin embargo, su origen es previo y se puede aplicar a cualquier enfermedad, o sea, a cualquier falta de firmeza. Los textos que componen este libro fueron escritos entre 2013 y 2014 y esta es su primera edicón». Gabriel Cortiñas

 

«La escritura de Gabriel Cortiñas y la escritura de María Salgado son como dos islas con una flora por momentos distinta pero conectadísima bajo el fondo del agua y que recíprocamente se dan de crecer». (N. del E.)

_____

La recidiva empieza así...

 

irán iraní iremos

todo se rumia porque un dios

sólo es dios si puede bailar

 

con o sin columna porque un hombre

al que le rompen todos los huesos a fierrazos

y no le queda ni uno

sano es un invertebrado

aunque digan por ahí que no

que es un fracturado más

me rompo pero no me un

invertebrado es aquel que no tiene columna

que hierve las alas podridas de un pollo

y cuela el caldo con una media rota de mujer

podrá pararse pero nunca caminar

y ahora entiendo ese amor

tuyo abuela por los iraníes

que irán

que irán

que irán

con un reloj de arena en la mano

10,00 €
Páginas: 72
ISBN: 978-84-95291-75-2
Septiembre de 2019

Gabriel Cortiñas

Nació en Buenos Aires en 1983.

Eduardo Jiwnani

Eduardo Jiwnani (http://www.laluzroja.com/) vive y trabaja en Madrid como diseñador gráfico.